Noticias
Forraje

La calidad del forraje - Deterioro mínimo

Para mantener un alto valor alimenticio, evitar consecuencias negativas para la salud y, por tanto, no perjudicar el rendimiento de los animales, es importante reducir al mínimo los deterioros que puedan producirse durante el almacenamiento. Los elementos que contribuyen de manera clave en el deterioro del ensilado, son las bacterias putrefactoras, las levaduras y los mohos, que son responsables de los cambios en el color, el olor y la consistencia del forraje, y causan pérdidas de energía y nutrientes. Dado que las áreas infectadas del forraje no se pueden consumir, podría llegar a perderse una partida entera de forraje, originando perdidas de forraje por el deterioro.

Compacted silo - effective and regular compaction of the clamp

 

Bacterias putrefactoras

Estas bacterias se desarrollan en condiciones aeróbicas, cuando se produce la entrada de agua y aire. Así pues, las áreas infectadas se localizan sobre todo bajo el plástico dañado y también en los bordes del silo, donde el plástico no aísla el contenido del silo de manera adecuada. El ensilado podrido presenta una consistencia grasa, semejante a la del estiércol, y un olor a moho.

Las bacterias putrefactoras también pueden causar el deterioro de un silo completo. El riesgo aumenta si el silo ya está desestabilizado debido a otros efectos, como los clostridios. Además, causa grandes pérdidas de energía y una considerable degradación proteínica.

Atención: las zonas putrefactas no deben darse de comer a los animales.

Putrefactive bacteria photo

Levaduras

Las levaduras se desarrollan en condiciones aeróbicas y anaeróbicas. Afectan especialmente a la estabilidad aeróbica de los ensilados y pueden causar pérdidas debido a la generación de calor. Sin oxígeno, la levadura fermenta los azúcares y los convierte en alcohol, y apenas prolifera.

En presencia de oxígeno, las levaduras consumen las sustancias ricas en energía como los azúcares, el alcohol o el ácido láctico residuales. La descomposición de estas sustancias en dióxido de carbono y agua resulta en un aumento de la temperatura alto y rápido de hasta 50 °C o más, generando grandes pérdidas de energía y una posible degradación proteínica. Este proceso se caracteriza por el olor a pan tostado en este tipo de silos y resulta en una menor apetencia para los animales. Como un aumento de la temperatura también favorece el crecimiento de hongos, también es mayor el riesgo de que se eche a perder una partida entera de forraje.

 

Mohos


Los mohos son organismos aeróbicos: se desarrollan solo en presencia de aire y oxígeno. Se ven propiciados por capas de forraje que no se han compactado adecuadamente o por la penetración de aire durante el almacenamiento o la extracción de forraje para la alimentación. Dado que descomponen el acido láctico, los azúcares y las proteínas, son desfavorables para el contenido en energía y nutrientes del ensilado.

La presencia de micotoxinas en el forraje es peligroso para la salud de los animales y puede producir diarreas o abortos. El ensilado infectado debe retirarse y no debe darse de comer a los animales.

Moulds, aerobic organisms

Pérdidas de energía debido al deterioro

El cuadro siguiente ilustra el impacto que tiene el deterioro del forraje en el contenido energético.
 

Lás pérdidas de energía durante el ensilado
Origen de la pérdidaEvaluatiónPérdida de energia (%)
Respiración tras del corteInevitable1 - 2
 Fermentación (ácido láctico)Inevitable≈ 4
Effluentes del ensiladoDepende del proceso0 - 8
Pérdidas en el campoDepende del proceso1 - 5
Fermentación incorrecta (ácido butírico)Inevitable0 - 10
Transformationes aeróbicas(en el silo)Inevitable0 - 10
Recalentamiento (después de ser recogido)Inevitable0 - 10

* Compensado por los concentrados,
** Tasa de carga ganadera, 1,5 vacas/ha

Un determinado porcentaje de las pérdidas de energía es inevitable, como las que se deben a la respiración tras el corte, al forraje desmenuzado y a la fermentación láctica. Estas pérdidas constituyen un mínimo del 5-6% en el proceso de ensilado.

Resulta interesante señalar que las pérdidas de energía pueden ascender a un 50% en determinadas condiciones. La causa es principalmente una fermentación incorrecta y, sobre todo, el deterioro causado por las transformaciones aeróbicas en el silo, así como el recalentamiento una vez que el alimento se ha retirado.

Fuentes: Zimmer 1969 and Pahlow et. al. 2011

Cómo conseguirlo?

El deterioro puede causar elevadas pérdidas de energía, por lo que hay que incidir en lo importante que es reducirlo al mínimo. Pero ¿por dónde habría que empezar?

 

Silos tipo búnker

En el silo tipo búnker, es esencial que se produzca una compactación efectiva y regular puesto que debe extraerse el aire del forraje. La fermentación láctica solo puede tener lugar sin trabas en condiciones anaeróbicas, que evitan la presencia de bacterias putrefactoras, levaduras y mohos, así como el recalentamiento.

El peso rodante del vehículo de compactación debe ajustarse para adecuarlo a la cadena de recolección. En cadenas con gran productividad puede resultar necesario utilizar más vehículos de compactación en el silo o incluso se podrían llenar dos silos simultáneamente. Una guía de producción de ensilaje limita la capacidad de recolección por vehículo de compactación a 15-20 t MS/hora.(13) )

Compacted silo - effective and regular compaction of the clamp

*Fuente: J. MÜLLER und R. BAUER (2006): Futterkonservierung. In: Pflanzliche Erzeugung. Hrsg.: Rippel, R., R. Brandhuber, P. Capriel et al., BLV Buchverlag, München).

La distribución y la compactación son otros puntos clave. El forraje que se lleva al silo tipo búnker debe distribuirse en capas de un grosor máximo de 30 cm y debe compactarse con una velocidad de avance de aproximadamente 4-6 k/h para alcanzar una densidad lo suficientemente alta, de al menos 200 kg MS/m³. (14, 15)

 

Para evitar el aire y la humedad, es importante garantizar un tiempo de cosecha breve sin que los ciclos de llenado del silo se alarguen mucho, además de cubrir el silo de manera adecuada y en el momento correcto. La nivelación e inclinación adecuadas del forraje juegan también un papel primordial, pues con ello se conseguirá que el agua de lluvia fluya fácilmente y no se acumule en la superficie del silo.

Proper silo cover

Para reducir al mínimo la posible penetración de aire al extraer ensilado, y por tanto limitar la generación de calor, es necesario que la superficie de corte sea lisa junto con un ritmo de alimentación de al menos 1,5 m por semana en invierno y 2,5 m por semana en verano.(16)

*Fuente: J. Galler (2011): „Silagebereitung von A bis Z: Grundlagen – Siliersysteme – Kenngrößen“. Landwirtschaftskammer Salzburg, 1. Auflage.

Forraje embalado

En general, los mismos requisitos se aplican al forraje embalado que al forraje en silos tipo búnker.

El factor más decisivo es conseguir unas pacas de gran densidad, si bien un correcto encintado de las pacas es también importante para eliminar la presencia de oxígeno y, por tanto, el peligro de que se deteriore.
 

Encintadora de pacas redondas remolcada RW 1610 cargando una paca redonda mientras encinta otra paca.

Otro(s) Noticias

Testimonial MyKUHN
25 abr 2022 Corporativo

Con MyKUHN nunca te detienes

El testimonio de Antonio Chiletti, que empezó a utilizar MyKUHN para pedir piezas de recambio para sus máquinas KUHN

Leer

Todas nuestras novedades